Nadie esperaba que el Niza de Mario Balotelli y el Liverpool de Jürgen Klopp se encuentren en lo más alto de sus respectivas ligas.