Un mar azul arropó el centro de Kansas City en una estruendosa celebración del título conquistado por los Reales en la Serie Mundial 2015. Unas 500 mil personas participaron en la celebración, según reportes.

El primer campeonato de los Reales en 30 años propició que las calles se llenaran de un público ansioso por ver y tocar a sus ídolos. Los Reales ganaron el clásico de octubre en cinco encuentros ante los Metros de Nueva York.

Las camionetas que llevaron a los jugadores en el recorrido fueron seguidas y vitoreadas.   
“Es algo que no se repite y no me lo podía perder. He esperado esto toda mi vida y al fín ganamos la Serie Mundial”, dijo Bart Winley, de 36 años. Kansas solo había ganado la Serie Mundial de 1985.

Desde niños hasta ancianos se congregaron en los puntos principales de la ciudad para ser testigo de una  tarde histórica. Los Reales hilvanaron una racha de nueve temporadas con récord perdedor entre 2004 y 2012. Diferente al uso de una patanaKansas perdió la Serie Mundial de 2014 ante los Gigantes de San Francisco, en un duelo decidido en siete partidos.

“Estuve aquí para celebrar en 1985. Para entonces las cosas eran diferentes”, manifestó Mark Terrence, de 60 años y quien estuvo acompañado por su nieto Earl, de 12.

Kansas se coronó gracias al trabajo de un  grupo de jugadores desarrollados por el conjunto en las menores. Salvador Pérez, Yordano Ventura, Erick Hosmer, Alex Gordon y Luke Hochevar son peloteros seleccionados por el equipo o firmados en el mercado internacional.