Después de cerca de dos años sin ninguna comunicación, el bateador designado de los Yankees de Nueva York se acercó a la estrella de los Medias Rojas de Boston por primera vez desde que comentarios de uno de sus abogados fraccionaron una camaradería que databa de casi dos décadas.

Los toleteros se encontraron uno con el otro en la jaula de bateo del JetBlue Park, donde se abrazaron y tuvieron una breve conversación.

''Hablé con él hoy'', confirmó A-Rod al concluir el partido y abordar si se sentía la necesidad de acercarse a Ortiz, quien planea retirarse después de esta temporada. ''Estoy feliz por él [por su retiro]. Está en un buen lugar''.

Ortiz y Rodríguez habían sido amigos desde mediados de los años 90, sus días en la organización de los Seattle Mariners, hasta que el abogado Joe Tacopina, representante de A-Rod durante su proceso de apelación de la suspensión con la que fue sancionado por MLB por sus lazos con la clínica Biogénesis, insinuó que Ortiz era uno de los muchos peloteros involucrados con el uso de esteroides.
 

El bateador dominicano David Ortiz habló con Marly Rivera sobre su retiro y su relación con A-Rod.

''No voy a empezar a nombrar a todos los otros jugadores, pero unos son como un Dios en Boston'', dijo Tacopina en una entrevista con ESPN Radio en enero de 2014. Aunque el abogado insistió más tarde en que no se refería a Ortiz, promovió la percepción en algunos círculos que el icónico toletero de los Medias Rojas era un tramposo.

Desde que aquel entonces, Ortiz no había tenido ninguna comunicación con Rodríguez, y A-Rod se había negado a abordar la tensa relación entre ambos jugadores a raíz de los comentarios de Tacopina.

Pero todo llegó a su fin la tarde del martes, en un encuentro fortuito en la jaula de bateo del que es conocido como ''el Fenway Park del sur'' en Fort Myers, sede de entrenamiento primaveral de los Medias Rojas.

Ortiz estaba acercándose a la jaula de bateo antes del partido entre Yankees y Medias Rojas, y allí estaba A-Rod, quien de inmediato lo llamó, invitándolo a fungirse en un abrazo.

Previo al partido, el ''Big Papi'' le había dicho a ESPN Digital que siempre apreciaría a A-Rod, independientemente de lo que hubiese sucedido en el pasado.

''Yo estoy bien. Estoy tranquilo. Yo no le hago un daño a nadie, ni hasta al que me lo hace. Comoquiera, a Alex siempre lo voy a querer y lo voy a respetar porque yo soy así, esa es mi naturaleza'', admitió Ortiz.

''Yo soy un 'big bear'. Lo mío es darle cariño a todo el mundo''.

Al abordar si le gustaría hacer las pases con Rodríguez antes de su retiro, el nueve veces Todos Estrellas afirmó que la puerta siempre estaba abierta para cuando el toletero de los Yankees diera el primer paso.

''Claro que le estrecharía la mano si viniera donde mí'', admitió Ortiz, augurando lo que sucedería más tarde previo al partido. ''Siempre he extendido la mano primero en toda ocasión. Siempre lo he hecho. Sabes cómo brega eso''.

Y así sucedió el martes.

''Quiero mucho al 'Big Papi'. Tengo un gran respeto por él'', dijo Rodríguez. ''Creo que ha sido un embajador increíble para el béisbol. Espero con anticipación que se retire por todo lo alto, pero que se retire, porque nos ha destrozado a través de los años''.