Entre los tantos abridores jóvenes y talentosos de los Mets-Noah Syndergaard, Matt Harvey, Jacob deGrom y Steven Matz-ha habido en algún momento problemas de molestias físicas o una disminución en la calidad de sus salidas.

Mientras tanto, el otro integrante de la rotación neoyorquina, Bartolo Colón, se ha mantenido consistente y firme a lo largo de la temporada, con todo y sus 43 años de edad. El dominicano volvió a brindar una salida de calidad el sábado para ayudar a los Mets a ganar por tercer día seguido a los Cachorros en el Citi Field y adjudicarse su séptima victoria de la campaña.

"A veces lo que él hace no se puede describir con palabras", dijo el manager de los Mets, Terry Collins, luego de que el dominicano tirara 6.0 innings y permitiera sólo cuatro hits y dos carreras limpias. "Nunca deja de maravillar la forma en que él maneja las situaciones. Hoy, contra uno de los mejores equipos del béisbol, lanzó un gran juego. Es increíble. Sabe lo que tiene que hacer y procura hacer los pitcheos indicados".

Colón se vio con su control y comando de costumbre, iniciando su presentación con 45 rectas en forma consecutiva y bien localizadas en su gran mayoría. El único error costoso que cometió fue el lanzamiento que aprovechó Anthony Rizzo para conectar un cuadrangular de dos carreras en el cuarto inning.

"Estuve tirando muchos strikes", dijo Colón sobre su apertura vs. Chicago, en la que superó en el duelo monticular al ganador del Cy Young de la Liga Nacional en el 2015, Jake Arrieta. "Di tres bases por bolas, pero me siento bien por la forma en que pitché, gracias a Dios".

Colón se ha visto sólido la rotación de los Mets en el 2016, pero sobre todo en el último mes y medio. En ocho salidas desde el 23 de mayo, el oriundo de Altamira, R.D. lleva marca de 4-1 con efectividad de 1.96 y no ha permitido más de dos carreras limpias en ninguna de ellas.

Ahora con récord de 7-4 y promedio de carreras limpias de 2.87 en la presente temporada, el veterano de 19 años en Grandes Ligas ha llegado a 225 victorias de por vida, la mayor cantidad entre los lanzadores activos.

"Cada salida que yo pitcho la disfruto, porque yo no sé cuándo sería que va a ser mi último día en mi carrera", comentó Colón. "Cada que vez que pitcho siempre lo disfruto".

Además de lo hecho en el montículo, Colón sigue causando un impacto positivo fuera del terreno con su veteranía y su actitud positiva.

"Bartolo es una de las personas que ha cambiado a este equipo", opinó el cerrador de los Mets y compatriota de Colón, Jeurys Familia. "La forma de él me ha enseñado a mí, como a muchos jóvenes.

"Cuando le va mal él no cambia, es la misma persona. Siempre está riéndose. Es una de las personas que nos ha ayudado a cada uno de nosotros aquí. Lo que él ha hecho es algo que no se ve a diario".

Aunque no es el que más fuerte habla ni el que más se ve en conversación, Colón ha sabido transmitir su mensaje a los compañeros.

"Lo que siempre les digo a los chamacos jóvenes es que éste es un juego y siempre hay que disfrutarlo, porque uno nunca sabe hasta cuándo va a estar aquí", dijo.