Abraham Núñez enfrenta su primera experiencia como dirigente en la pelota dominicana en una situación en la que su equipo busca desesperadamente la clasificación a pocos juegos de concluir el calendario regular. Pero la dificultad de esta encomienda no es el motivo que hará variar la entereza con la que el nuevo capataz de los Gigantes del Cibao enfrenta los obstáculos.  

“Creo que la vida se trata de retos y esto es un reto, una nueva experiencia para mí, y la tomamos de frente como hemos tomado todas las decisiones en nuestra carrera”, dijo el sustituto de Audo Vicente, sobre la forma en que enfrenta la presión de estar al frente de un equipo que lucha por alcanzar una cuarta posición de la cual se encontraba a dos juegos de diferencia cuando le restaban cinco encuentros hasta este miércoles.

Ante esta situación, Núñez basa su estrategia en dejar a sus muchachos hacer su trabajo, siendo ellos los principales entes motivadores. “Ellos están más que motivados, pero uno trata de que salgan a divertirse y que no se sientan tan presionados. Si ellos salen y dan su mejor esfuerzo al final del día no importa en qué dirección vaya el resultado, estamos contentos con eso”.

El camino que recorre hoy Núñez no era algo que esperara. “Nunca pensé que iba a dirigir y el tiempo me ha dado la oportunidad de hacerlo, estamos dispuestos a trabajar en cualquier faceta del juego, el béisbol es lo que sabemos hacer”.

En las palabras del nuevo timonel de los Gigantes, para dirigir y ser exitoso se necesita más que saber de béisbol.

“En este juego uno tiene que ser padre, tiene que ser amigo y tiene que dar el consejo fuerte pero principalmente si obtienes el respeto de tus jugadores y tú los respetas a ellos, podrás sacar el máximo, tanto en circunstancias positivas como en las negativas”.

Al hablar de su tiempo en el terreno, Núñez se describe como un jugador inteligente, que supo reconocer el tipo de pelotero que era, y eso le permitió mantenerse por muchos años en las Grandes Ligas. Y esa misma carta es la que impone en su estilo de dirigir.

“Jugar el juego agresivo y poner presión a la oposición”, expresó el capataz, quien puso un ejemplo de esto: “En ocasiones tú tienes que salir a crear las situaciones, no provocas un tiro malo si no sales a buscar una base extra”, concluyó Núñez.