Un expresidente de la Federación Dominicana de Sóftbol (Fedosa) solicitó este lunes al Comité Olímpico Dominicano (COD) abrir una investigación para determinar el supuesto manejo irregular de más de 30 millones de pesos por parte del actual comité ejecutivo de esa federación.

El profesor Víctor Almánzar envió una comunicación al COD en la que cuestiona la manera en que Fedosa ha dispuesto la administración de esa suma durante los últimos tres años, y advierte que si el organismo olímpico no actúa en consecuencia, se expone a perder su credibilidad ante las propias federaciones y el país.

"Preocupado de cómo se vienen manejando los recursos que el Estado aporta para el fomento y desarrollo del deporte, tengo a bien dirigirme a ustedes para solicitarle que abran un proceso de investigación de los recursos que ha recibido la Federación Dominicana de Sóftbol", dice Almánzar en la misiva.

El dirigente agrega, que Fedosa ha recibido del Estado dominicano, vía el Ministerio de Deportes, 30 millones de pesos en los últimos tres años, y que sus dirigentes no han podido explicar el porqué en 2014 no rindieron cuentas ni tampoco presentaron presupuesto de gastos y mucho menos desarrollaron actividades deportivas justificativas cerrando dicho período en rojo.

Almánzar, además, asegura que esa misma situación se produjo en 2015 y que, "peor aún en 2016 que presentaron un presupuesto de más de 30 millones y no tienen forma de justificar lo gastado ya que no han cumplido con lo presupuestado y uno no sabe cómo se han estado haciendo las liquidaciones que deben presentar al ministerio".

El exdirigente destacó, en ese sentido, que sería una pena y un precedente funesto para la sociedad deportiva, que un tesorero de un organismo como el COD, se maneje sin transparentar en su federación los recursos recibidos.

Aunque no lo menciona por su nombre, Almánzar se refiere al tesorero del COD, Garibaldy Bautista, quien es el presidente de la Federación Dominicana de Sóftbol.

"Si ustedes (Comité Olímpico Dominicano) decidieran no inmiscuirse alegando que no son fiscales ni policía, estarían enviando una mala señal tanto al ministerio como a la sociedad misma y creando un ambiente de irrespeto a la filosofía olímpica y a los propios estatutos del COD.

Finaliza señalando Almánzar, que de actuar en ese tenor, el COD se expone a que "nadie" respete a una institución, llamada a hacer garante del juego limpio; así como que perdería credibilidad en el movimiento deportivo para exigir a sus miembros actuar con pulcritud y transparencia.