En una entrega anterior ponderamos a un grupo de federaciones que hacen un esfuerzo importante para seguir siendo competitivos al nivel continental y hasta en competencias mundiales, contra otras que se han echado a llorar la crisis del deporte nacional (que es real). 

Los resultados no nos dejan mentir porque los números del deporte son públicos y las medallas se cuentan como los votos, una a una. Gimnasia es parte de nuestra lista de deportes que pelea contra potencias en medio de este “desorden bien organizado”, que según Cristóbal Marte es el deporte nacional. La Federación Dominicana de Gimnasia ha dado un ejemplo que, al tiempo que apena, da fe de la decisión de mantener a los atletas Yamilet Peña y Audrys Nin en la ruta exitosa que han trazado con talento y decisión.

Como informó Metro ayer y reprodujeron medios hermanos, esta federación ha organizado una rifa para completar los recursos que permitan enviar una delegación completa al campeonato mundial de la disciplina, incluyendo un juez y un delegado, ambos con funciones vitales en el burocrático mundo de la gimnasia.

La cita mundialista está programada del 23 de octubre al 2 de noviembre en Glasgow, Reino Unido. El programa Creando Sueños Olímpicos (CRESO) se hará cargo de todos los gastos de los dos atletas y sus dos entrenadores, pero los otros miembros corren por cuenta de Fedogim.

Se trata de boletos y bonos con un costo de 100 pesos y el premio es una cena para la familia agraciada junto a los dos atletas. Al parecer la línea de comunicación entre las federaciones y el Estado, representado por el Ministerio de Deportes, están rotas.

En este caso, entiendo que el dinero de la subvención que recibe la Federación de Gimnasia no le permita este gasto ya que tener dos atletas de élite mundial tiene su costo y estos tienen meses en bases de entrenamientos con nivel cercano a su calidad.Gimnasia tiene una escuela permanente que trabaja con talentos emergentes desde la iniciación y pasando por las diversas etapas del desarrollo.Ya me imagino a un federado de los que son débiles de vocación de servicio, deseando que su atleta no le busque esos problemas de clasificación a mundiales y Juegos Olímpicos.

Los medallistas del Mundial clasifican en forma directa a las olimpiadas de Río 2016. La política deportiva del país se debilita con situaciones como esta que gimnasia pone en evidencia sin proponérselo, pues ellos solo buscaron un plan B para enfrentar sus compromisos. Al parecer, la mejor opción será tomar las cosas a la ligera y caer en las clasificaciones continentales.

Total, somos un país del tercer mundo que algunos entienden que no tiene derecho a entrar a fiestas reservadas para las potencias económicas, que son las mismas que mandan en el deporte de alta competición.