Alex Rodríguez jugará esta noche su último partido como miembro de los Yankees de Nueva York y probablemente de su legendaria carrera.

Es el ocaso de una leyenda manchada por el uso de sustancias prohibidas, pero eternizada con registros al nivel de los mejores.

No se espera ceremonia, aunque si un aplauso emotivo de un público implacable con el dominico-estadounidense que ganó titulares con sus batazos, con las controversias de su carrera y hasta con la compañía de algunas luminarias del arte norteamericano.

“La descripción de mi trabajo no contempla (organizar) una gira de despedida”, dijo el dirigente Joe Girardi, citado por Prensa Asociada tras una rueda de prensa. “La descripción de mi trabajo es tratar de ganar la mayor cantidad posible y ponerlos a todos en la mejor situación posible, y eso es lo que trato de hacer”.

Girardi debió invertir 12 minutos respondiendo a preguntas sobre el por qué A-Rod no fue titular en los primeros dos juegos de la serie.

Los Yankees anunciaron el domingo que Rodríguez quedará en libertad tras el juego del viernes en casa contra Tampa Bay.

El bateador designado de 41 años acumula 696 jonrones de por vida.

Sobran las especulaciones en torno al próximo paso de Rodríguez, quien podría quedar retirado o ir a otro equipo para concluir su carrera. Solo el tiempo podrá aclarar la intención de Alex y si algún equipo se interesará en caso de que el bateador de 3,000 imparables decida seguir jugando.