Rafael Sobís, jugador de Tigres, fue uno de los elementos que más destacó en la clasificación a la final de la Copa Libertadores ante su exequipo, el Internacional de Porto Alegre.

Sin embargo, los seguidores del club brasileño no perdonan al delantero por haber contribuido a que el Inter fuera eliminado por los Tigres en las semifinales del torneo sudamericano, y el propio Sobís confesó estar siendo víctima de un “bombardeo” en redes sociales, por parte de los hinchas del “Colorado”.

Pero eso no es todo, en declaraciones a “Radio Gaucha”, Sobís aseguró que los hinchas de su antiguo club amenazaron a su hijo de cuatro años durante el duelo de ida en el Estadio Beira-Rio.

“Mi hijo fue al estadio y grito “papá, papá” desde el lugar donde se encontraba sentado. Un señor que se encontraba al lado le dijo que se gritaba de nuevo iba a tirarlo de arriba. Mi hijo tiene cuatro años. Son las cosas malas que la gente podría no conocer y que nos llega. Eso duele”, confesó Sobís.

El delantero añadió que si bien no está feliz con los mensajes que recibe en redes sociales, nada va a quitarle su felicidad por haber llegado a la final de la Copa Libertadores y lamenta que haya seguidores que no sepan diferenciar entre el fútbol y la vida privada.