El tenista británico Andy Murray, número 2 del mundo, dijo en París que su meta es acabar “en muy buena posición” este año para poder arrebatarle al serbio Novak Djokovic el número 1 a inicios de 2017.

“Quiero terminar en muy buena posición mi temporada para tener la oportunidad de ser número uno a inicios del próximo año”, manifestó Murray, que se medirá en primera ronda del Masters 1,000 de París-Bercy al español Fernando Verdasco, que venció hoy al holandés Robin Haase.

El escocés, que viene aupado por una racha de quince victorias consecutivas, la última este domingo en el Masters 500 de Viena, reconoció que en “en los últimos cuatro o cinco meses” ha jugado “el mejor tenis” de su carrera.

A 415 puntos de alcanzar a Djokovic en el trono de la ATP, Murray asumió que será complicado coronarse en el ranking este año: “Aunque gane todos mis partidos esta semana, puede que no lo logre”.

Nacido en Glasgow hace 29 años, ascenderá a la primera plaza si gana en París ante un rival que no sea Djokovic.

También le valdrá ser subcampeón en el caso de que el jugador de Belgrado no alcance las semifinales.