Desde antes del inicio de la pasada temporada, el tercera base dominicano Aramis Ramírez anunció que sería su última en las Grandes Ligas, decisión que no ha cambiado a pesar de la gran actuación que tuvo en este 2015.

 “Pienso que no tengo más nada que ofrecerle al béisbol”, dijo Ramírez sobre su decisión de dejar definitivamente el este deporte.

A pesar de no haber logrado ganar un campeonato, ni haber actuado en una Serie Mundial, Ramírez valora su carrera como positiva y agradece por todo lo logrado a lo largo de su recorrido por la pelota.

“Gracias a Dios tuve una carrera bonita, larga. Pienso que Jugué más de lo que pensaba. No puedo pedirle más nada al Béisbol”, dijo el veterano antesalista.

Ramírez ha participado en 17 temporadas en las mayores, donde acumula promedio de .283 con 386 jonrones (a 14 de los 400) y  mil 417 remolcadas; números que lo colocan entre los mejores de su posición en la historia del béisbol de liga mayor.

En la recién finalizada campaña, sus números fueron de .246 con 17 cuadrangulares y 75 remolcadas en 137 partidos, divididos entre los Cerveceros de Milwaukee y los Piratas de Pittsburgh, con quienes participó en el juego por el comodín de la Liga Nacional que perdieron ante los Cachorros de Chicago, y del cual dijo que cualquiera pudo haberlo ganado.

“No necesariamente el mejor equipo gana ese partido, nosotros tuvimos el segundo mejor récord en las Grandes Ligas, detrás de los Cardenales de San Luis. Un juego lo gana cualquiera, si hubiese sido una serie, quizás sería diferente el resultado”.

Ante su inminente retiro como jugador, Aramis no tiene en sus planes desempeñarse en otras funciones dentro del terreno, como coach  o dirigente; sin embargo, no descartó contribuir desde las oficinas de alguna organización en el béisbol local o de las Grandes Ligas.

“No pienso estar en uniforme, si puedo tomar algo gerencial o de oficina, pero en uniforme no creo que pueda ya estar durar una temporada completa”, expresó Ramírez quien también admitió que llegará el momento en el que extrañará el béisbol.

“Seguro que me va a hacer falta, es lo que echo toda mi vida”.

Despedida del público dominicano

Ramírez, de 37 años, reveló que podría ponerse el uniforme de los Tigres del Licey, propósito que le comunicó al gerente general del conjunto azul, Manny Acta, pero dijo que habrá que ver  principalmente cómo se siente.

“Depende de cómo me sienta; un poquito más adelantada la temporada, decidiré si jugaré o no”, expresó.