Hacía mucho que no sabíamos nada de Steve Francis. El otrora jugador franquicia de Houston Rockets vuelve a ser noticia -no por lo que nos gustaría- sino por problemas con la justicia, ya que ha sido arrestado por conducir ebrio, en posesión de marihuana y mostrando resistencia a la autoridad.

Según narran en KHOU.com, Francis fue detenido por exceder el límite de velocidad con su vehículo, ya que conducía a 141 kilómetros por hora en una zona limitada a los 105 kilómetros por hora.

Una vez parado el vehículo, el agente que le detuvo señaló que olía a alcohol y que su actitud era algo agresiva. Así, otros tres agentes fueron llamados a la zona para intentar convencerle de que estacionase el coche en un aparcamiento. Francis se negó a esto y a realizar la prueba de alcoholemia. Sin que hubiese confrontación física, fue detenido y conducido a comisaría.

A la espera de conocer más detalles, Francis estaría siendo acusado de conducir bajo los efectos del alcohol, de posesión de marihuana y de resistencia a la autoridad.