El guardameta chileno ya está de vuelta en su club, el Barcelona.

Claudio Bravo tuvo una gran actuación frente al Rayo Vallecano, al cual el equipo catalán venció por cinco goles a dos.

Al terminar el encuentro, el capitán de la Selección de Chile habló  con este medio.

¿Cómo se ha sentido en su vuelta al Camp Nou?

- He vuelto con buenas sensaciones, no es fácil estar afuera. Ahora es una situación distinta luego de estar lesionado. Me toco jugar en Sevilla, luego con Chile y ahora estoy feliz de participar y sentirme prácticamente normal; ya no estar al margen del grupo.

¿Cómo espera su participación en la Champions League?  

- Con tranquilidad, como siempre, con ganas de seguir sumando, con ganas de aportar, pero no es tarea mía, es del míster. Solo me dedico a competir de buena manera, estar siempre preparado que es lo que aspira uno.

En lo que va de temporada, el Barcelona ha recibido más goles que la anterior (11 goles en 8 partidos, 1,4%) ¿Es una presión añadida?

- Por los goles no tengo que sentirme presionado, ni por la magnitud del club, ni nada por el estilo. La presión la ponemos en otros aspectos, no por el hecho que te conviertan goles ni por jugar en este club; si no por encontrar una mejoría en el equipo. Los goles se los culpan al portero, pero la verdad es una función de todo el mundo. El portero está para resistir esos embates, fuera de ello, el fútbol es algo pasional, divertido y la presión es para otro tipo de cosas. Si no tuviera para llegar a fin de mes, si no tuviera para darle de comer a mis hijos, esa si sería una presión.

¿Cuál es su secreto para mantener el gran nivel junto con el  equipo?

- Tengo la pasión de un niño, de otra forma no estaría jugando al fútbol. El gran secreto de todos nosotros es divertirnos, no puede ser un sufrimiento de ninguna manera; de otra forma, no podríamos competir dedicándonos al fútbol.

La pregunta al otro lado del charco. ¿Se siente conforme con haber dicho que hay que dedicarse a jugar y no a otras cosas antes del partido frente a Perú?

- Ya pasó lo de la selección, ahora me toca hablar de mi club.