La nominación de Jackson Martínez para el encuentro frente al Barcelona en el Camp Nou, por la 22ª fecha de la Liga española, fue el último servicio que realizó el centrodelantero colombiano con la camiseta del Atlético de Madrid.

Saltó al campo como suplente y realizó el calentamiento previo sobre la cancha del actual líder de la Liga.

Seguro que pasaba por su mente en tener la oportunidad de entrar como cambio durante el partido, el encuentro se confabuló con la expulsión de dos defensas (Diego Godín y Filipe Luis), para que solo viera las acciones desde el banquillo.

Llamó la atención que prácticamente no hablara con sus compañeros. Estaba como ausente; otros lo podrían interpretar como que se encontraba concentrado, pero el cafetalero mantuvo una distancia con el resto de los "colchoneros".

Jackson ya es historia en el Atlético, lo que fue una apuesta de recambio para el ataque durante seis meses, quedó como deuda con la afición del Manzanares. Su exótico destino: el Guangzhou Evergrande de China.