Luego del empate sin goles entre Portugal y Austria, el ánimo de Cristiano Ronaldo no era de los mejores. Es que el luso tuvo en sus pies la victoria de su selección con un tiro penal a los 79, tras una falta que a él le cometieron, pero envío su remate al vertical y no pudieron pasar del cero ante los austríacos.

Las críticas, que ya venían por su escaso aporte tras el sorpresivo empate a un tanto con Islandia, no se hicieron esperar y la cara de CR7 lo decía todo: no estaba con ánimo para nada. Al menos eso es lo que se interpretaba por su rostro, pero que cambió cuando un hincha ingresó a la cancha a pedirle una selfie. 

Cristiano Ronaldo accedió a tomarse la fotografía con el fanático, pero surgió un problema: el teléfono del espontáneo empezó a fallar y no podía capturar el momento. La falla le dio tiempo a los guardias de seguridad para llegar al lugar y echarlo de la cancha, pero el astro luso tuvo un gran gesto y les pidió tiempo para que el fanático consiga su objetivo. 

Luego que el hincha se emocionara hasta las lágrimas, nunca se supo si finalmente había conseguido la instantánea con CR7 e, incluso, se especuló con que los guardias la habrían borrado del teléfono. Sin embargo, el club austríaco Wolfsberger AC asegura que tienen la foto y publicaron en su cuenta de Twitter la selfie del fanático con el portugués.

En el mismo posteo, señalan que tras el encuentro de Austria con Portugal, una delegación del equipo de la Primera División austríaca se encontró con el fanático en el metro de París, quien estaba exhibiendo la fotografía que había conseguido con Cristiano Ronaldo y fue ahí cuando la inmortalizaron. 

"Momento de la noche: nuestros chicos se encuentran al espontáneo de la selfie en el metro ¡Genial!", publicó el Wolfsberger en su cuenta de Twitter. Sin embargo, al ver el detalle, muchos pusieron en duda la veracidad de la fotografía por la buena calidad y por no estar invertida, por lo que lo vieron como una campaña para ganar seguidores ¿Qué te parece?