Operado el pasado 9 de diciembre debido a una fractura en su tobillo derecho,  Rondae Hollis-Jefferson comentó hace pocos días que habría que esperar hasta marzo para verle de nuevo sobre las pistas; sin embargo, fuentes conocedoras de la situación aseguran que su baja está estimada entre 8 y 10 semanas, es decir, estaría listo para reaparecer tras el All-Star.

Si se cumpliese el peor pronóstico, el de las 10 semanas, el rookie de los Nets se perdería un total de 35 partidos, teniendo lugar su regreso el 19 de febrero, fecha en la que Brooklyn juega los Knicks.

En la presente temporada Hollis-Jefferson acumula unos promedios de 5,2 puntos, 6,1 rebotes, 1,4 asistencias y 1,4 robos en 22,1 minutos por partido.