Una teoría de la conspiración, vista desde los ojos del jugador más dominante de la NBA en la última década. Así ve LeBron James los últimos movimientos que el mercado de la liga ha deparado en los últimos meses. Todos están en la misma onda: derrotarlo.

Así lo reconoce el alero de los Cleveland Cavaliers recientemente, según unas declaraciones recogidas por el portal Cleveland.com.

“Sé que los equipos cambian entrenadores o nuevos jugadores, y su principal objetivo es algo así como que quieren derrotarme”, compartió LeBron, de ahora 31 años (32 en diciembre) y que encara sus14ª temporada como profesional en la NBA.

En la misma conversación, James también quiso matizar sus palabras iniciales. “No es solo una cuestión sobre mí. Pero siempre les oigo (a jugadores de otros equipos) ‘tenemos que ganar a LeBron’. No todo gira en torno a que yo esté en la cancha, pero entiendo que los equipos se juntan en esta conferencia y en toda la liga para tratar de derrotarme”, finalizó LeBron.

Qué duda cabe que, hoy en día, para reinar en la NBA hay que apagar a LeBron James. Y este año los principales candidatos han hecho los deberes durante el verano, los Golden State Warriors.