Bartolo Colón está en camino a su temporada 19 en las Grandes Ligas y más que los resultados de su producción dentro del terreno, los Metros de Nueva York esperan su contribución como veterano dentro de una batería de lanzadores jóvenes.

Colón a sus 42 años tiene marca de 218-154 y 2980.2 entradas lanzadas en su carrera en las Grandes Ligas, indudablemente más que cualquier otro lanzador que pertenezca al equipo con sede en Nueva York. A pesar de tener un cuerpo monticular lleno de talento, hay situaciones del juego en las que por su juventud necesitarán el consejo de un veterano, que más que un instructor pueda ser visto como un compañero, que vive día a día lo que sucede en el terreno de juego.

La edad promedio de la rotación de abridores proyectada para esta temporada de los Metros es de 25 años, compuesta por Jacob deGrom (27 años), Matt Harvey (26), Steven Matz (24), Noah Syndergaard (23) y Zack Wheeler (25).

En el relevo está encabezado por Jeurys Familia (26 años) como cerrador, Hansel Robles (25) y otros lanzadores como Rafael Montero (25) y Addison Reed (27), entre otros que no llegan a los 30 años, por lo cual la presencia de un ex as de rotación como Colón los beneficia como modelo de aprendizaje.

Bartolo tuvo registro de 14-13 con 4.16 de efectividad la pasada temporada regular y en la postemporada lanzó buena pelota en papel de relevo, mostrando que aún puede ser eficiente desde el montículo. A pesar de esa labor, Colón no es ajeno a esta misión que los Metros esperan de él, hecho evidenciado en las declaraciones de Jeurys Familia, sobre lo importante que ha sido para su desempeño contar con la orientación de su compatriota dominicano.

“Los últimos dos años, Bartolo y yo hemos compartido. Es uno de los muchachos que me ayudan, no solamente en cuestiones de béisbol, sino también sobre cómo ser mejor persona. He tenido la oportunidad de acercarme a él y aprender de él porque lleva mucho tiempo en el béisbol”,

Las palabras de Familia resumen la tarea no escrita de Colón con los Metros.