El famoso comediante estadounidense estuvo con los Cachorros en el vestuario y fue rociado en champaña.