Superado el protocolo que marca la NBA para conmociones cerebrales, Bradley Beal jugará esta noche, salvo contratiempo de última hora, ante Denver Nuggets.

El principal obstáculo para estar sobre la pista era la fractura de nariz que se produjo ante Boston Celtics el pasado lunes; sin embargo, el jugador ha realizado la última práctica de tiro con una máscara, justo la misma con la que él mismo ha asegurado que planea jugar ante los de Colorado.

Pese a haber superado este contratiempo, se espera que el escolta de los Wizards dispute solo unos 20 minutos, ya que el equipo sigue vigilando los problemas de estrés en su pierna derecha.