Y finalmente apareció Brasil en la Copa América Centenario. Si bien el rival era el débil e inexperto Haití, el Scratch de Dunga hizo su trabajo y goleó a los caribeños por 7-1 en el Citrus Bowl de Orlando, en duelo válido por el grupo B del torneo.

Con goles de Philippe Coutinho (14’, 28’ y 90+2’), Renato Augusto (35’ y 85’), Gabriel Barbosa (58’) y Lucas Lima (67’), el cuadro brasileño marcó diferencias absolutas sobre su oponente, el rival más disparejo de la Copa, si es que nos remitimos al ranking Fifa.

Pese a ello, los haitianos lograron el gol del honor a través de James Marcelin a los 69’, un tanto que fue ovacionado por el estadio, que a pesar de los siete goles en contra, vivió el juego como una fiesta en el que para muchos fue el duelo más importante en la historia de Haití.

Fue un partido que dejó muy poco para comentar, ya que Brasil -pese a estar lejos de su mejor momento histórico- pasó por encima de una selección que muestra muy poco nivel para competir en este certamen.

De hecho, el marcador fue un poco corto para el dominio total que mostró la verdeamarelha, que si se lo proponía podría haber marcado más tantos.

Ahora, Brasil deberá reafirmar este resultado ante un Perú renovado por Ricardo Gareca en el cierre de la fase grupal.

Por su parte, el país vecino se jugará su última carta para avanzar a cuartos de final frente al poderoso Ecuador.