Durante el triunfo de la noche del domingo ante los Suns, Byron Scott sentó a Julius Randle cuando aún quedaban casi 5 minutos del último cuarto por disputarse.

¿El motivo? La pasividad del ala pívot en varias acciones defensivas, situación que terminó por hartar al entrenador y decidió mandarle al banquillo: “Lo primero que tienes que hacer es defender a tu hombre”.

Esas explicaciones de Scott no le sirvieron de nada a Randle, a quien no le gustó la situación y se le vio visiblemente enfadado.

Preguntado ayer lunes sobre este hecho, el técnico de los Lakers no dudó en darle un pequeño palo a su joven jugador:

“Tiene que madurar. Es tan simple como eso. Lo que menos me gusta es cuando se le cambia durante un partido, el cómo actúa a veces. Pero se lo atribuyo a la inmadurez y a la falta de experiencia a este nivel. Es algo que va a volver a suceder. Le sacaré de otros partidos que no le van a gustar”.

Randle, en sus trece

El sophomore, quien se fue del encuentro ante Phoenix sin hacer declaraciones, aprovechó ayer tras el entreno para expresarse.

“Estaba frustrado por no estar en la cancha”, dijo Randle sobre su enfado. “No es como si hubiera hecho un partido de 0 de 25 en el tiro. Hice cuatro lanzamientos. Y tenía 12 rebotes y 3 asistencias”.

Randle no cree que él fuera el único que estuviera mal en defensa en los últimos minutos del partido, sino que se trataba de una cuestión colectiva.

“Creo que lo que sucedió es que no hubo defensa en pista durante el cuarto trimestre, y Scott me señaló a mí. Creo que se trataba de un asunto del equipo entero”, añadió el jugador.