El mexicano Saúl "Canelo" Álvarez se proclamó nuevo campeón del peso mediano, versión Consejo Mundial de Boxeo (CMB), al vencer por decisión unánime al puertorriqueño Miguel Cotto, en combate disputado a 12 asaltos, en el Hotel Mandalay Bay, de Las Vegas.

Álvarez, de 25 años, hizo valer su juventud y el poder de los golpes para imponerse en los dos últimos asaltos tras haber estado el resto de la pelea igualada y consiguió de nuevo una corona de campeón mundial, la segunda de su brillante carrera profesional.

La victoria permitió a Álvarez dejar su marca de 46-1-1, con 32 conseguidas por la vía del nocáut, mientras que Cotto, de 35 años, que llegó con el título, aunque sin que se lo reconociese el CMB por no haber pagado lo estimulado en el reglamento, sufrió la quinta derrota.

Cotto bajó su marca a 40 triunfos, incluidos 33 conseguidos por la vía del nocáut y está podría ser una de las últimas peleas que protagonice como profesional.

Esta vez la victoria también cayó del lado de México en la ya histórica rivalidad que mantienen con los púgiles de Puerto Rico.

Los jueces de la pelea no tuvieron ninguna duda a la hora de dar ganador a Álvarez con puntuaciones en sus cartulinas de 117-111, 119-109 y 118-110, respectivamente.

Álvarez, que protagonizó su mejor pelea como profesional, hizo historia al convertirse en el primer púgil mexicano que consigue el título de campeón del mundo dentro del peso mediano y mediano junior, que tuvo con anterioridad.

Mientras que los púgiles también ofrecieron una gran pelea como se esperaba, dándolo todo en el cuadrilátero con intercambio permanente de golpes, nada que ver con la pobre imagen que dejó el anterior combate estelar del pasado septiembre que protagonizó el estadounidense Floyd Mayweather Jr. ante su compatriota de origen haitiano Andre Berto