Robinson Canó no quiso extenderse en el tema de su supuesto disgusto con los Marineros de Seattle, reseñado por el diario New York Daily News el martes. “Sobre eso no voy a comentar”, fue lo primero que dijo.

Pero una afirmación suya, segundos más tarde, se enmarca en este contexto. “(Estoy) bastante contento con el equipo”, expresó el intermedista durante el acto de entrega  de la Escuela “RC-22 Dream” que tendrá a 100 niños estudiantes con edades entre los tres y cinco años, en su natal provincia de San Pedro de Macorís.

Es la primera de un total de 22 escuelas que están planificadas en la provincia. Canó viene de agotar su segunda temporada de un contrato a 10 años por 240 millones de dólares. Bateó .287 con 21 jonrones y 79 carreras remolcadas en 156 partidos este 2015.

Después de un difícil inicio del 2015, en el que bateó apenas .238 en sus primeros 74 juegos, Canó tuvo promedio de .330 con 17 jonrones, 55 empujadas y OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de .920 en sus últimos 92 encuentros.

De su lado, el gerente general de los Marineros, Jerry Dipoto, desmintió la versión del informe del Daily News. Dipoto afirmó que la situación es “todo lo contrario”, luego de hablar con uno de los representantes del dominicano, según cita la web MLB.com.

Al ser cuestionado sobre las adiciones que quiere en el equipo Canó midió sus palabras. “(Quiero) un equipo para ganar. Tenemos un gran gerente que está haciendo un gran trabajo”, respondió.

En la publicación, Dipoto dijo que Brodie Van Wagenen, uno de los representantes de Canó, lo llamó el lunes después que el periódico neoyorquino afirmara que uno de los amigos de mucho tiempo del intermedista dijo que el jugador estaba disgustado con el cambio de mando y que “le encantaría volver a Nueva York”, de ser posible.

Los Marineros (76-86) ocuparon el tercer lugar de la división Oeste de la Liga Americana en la campaña 2015. Jugar pelota invernal está fuera del escenario: “No creo. Estoy operado de dos hernias. Hay que esperar a ver cómo me siento”, replicó.

Dijo que ha estado someitod a terapia y confió que estará bien para el inicio de los entrenamientos de 2016.

Espaldarazo a la educación

El acto de inauguración fue ágil y emotivo y comenzó con la bendición a cargo del padre José Francisco. Al hacer el corte de cinta, Canó afirmó que sentía “una gran satisfacción, ya que es un sueño que se hacalidad, porque siempre me dije que tenía que devolverle algo a la sociedad con hechos que den frutos a niños y jóvenes”.

Agradeció a todos los patrocinadores del levantamiento de esta primera Escuela, de un total de 22 que se construirán en toda la provincia en los próximos años. Entre los auspiciadores están los peloteros de grandes ligas, Alex Rodríguez, C.C Sabathia y Amarilis Jacobo, Cuny Hostos, Jacos Nektalov, Kits For Kidz, Kristi Thomas, New Balance, Pepe Fanjul, Roc Nation Sports, los Marineros de Seattle y Samsung.

Canó agradeció el apoyo del Ministerio de Obras Públicas, al Ayuntamiento de aquí, la Camara Americana de Comercio, las juntas de vecinos, el Ministerio de Educación, la UCE y Urbanización Marina, entre otros.

El doctor Antonio Cruz Jiminián anunció que irá cada tres meses a brindar ayuda a los niños con la desparasitación, vacunación y otras atenciones médicas.

El ex-ministro de Deportes, Felipe Payano estuvo presente apoyando a Robinson Canó y su familia. También estaban autoridades del gobierno, municipales y congresuales de San Pedro de Macoris.

Después de la inauguración, Robinson Canó con sus invitados realizaron un recorrido por las dos plantas del edificio de la escuela que tiene cuatro aulas, además sala para clases de música, bibliotecas, y otras instalaciones. Los niños recibirán zapatos, uniformes, desayuno, comida y merienda.

Se desarrollarán programas preescolares, utilizando la metodología Montesori, talleres para padres y programas de empoderamiento para la comunidad. Julisa Santana es la directora de “RC.22 Dream”.

Informó que el lunes próximo comenzarán la docencia y hoy miércoles tendrán un encuentro con los padres de los niños para empaparlos de la metodología de la enseñanza.