Cualquiera que sea tercer bate en la alineación de un equipo en la postemporada es probablemente un jugador especial. Piensen en Prince Fielder de los Rangers, el dominicano José Bautista de los Azulejos, Lorenzo Cain de los Reales o Joey Votto de los Rojos. Es una posición bastante importante para un club.

El campocorto puertorriqueño Carlos Correa, quien jugó la mayoría de la temporada con 20 años de edad, fue el tercer bate de los Astros en la segunda mitad de la campaña y en la postemporada. Correa se adueñó del puesto desde principios de julio cuando la lesión que sufrió George Springer puso fin a su temporada. El torpedero jugó un papel importante en la ofensiva para un equipo de Houston que ganó el segundo Comodín de la Liga Americana.

Correa, quien debutó en la Gran Carpa el 8 de junio, es el favorito para ganar el Premio al Novato del Año y por buenos motivos. No sólo fue uno de los novatos más destacados del Joven Circuito, sino que al final de la temporada fue uno de los mejores campocortos en el béisbol.

Fue el jugador más joven en su posición en las Grandes Ligas en el 2015, bateó .279 con 22 cuadrangulares, 22 dobles, 68 carreras impulsadas, 14 bases robadas y .857 de OPS (porcentaje de embasarse más slugging) en 99 partidos. Entre todos los novatos, fue el primero en jonrones, en porcentaje de slugging (.512) y en porcentaje de embasarse más slugging. Además, terminó segundo en impulsadas y en promedio de embasarse (.345) y tercero en promedio de bateo.

El momento nunca fue demasiado grande para el oriundo de Santa Isabel. Se comportó de igual manera dentro y fuera del terreno de juego como si fuese un veterano, no como un joven que estaba en la Escuela Superior hace tres años. Demostró ser un líder para un equipo de los Astros que ganó 86 partidos y jugó varios duelos importantes en la recta final de la campaña.

Correa fijó el récord entre novatos de la franquicia con jonrones y el de un campocorto en una misma temporada. Sus 18 cuadrangulares antes de cumplir los 21 años fueron una de las dos mayores cantidades en la historia de Grades Ligas, detrás de Alex Rodríguez -- un jugador con el que se le compara.

Desde su debut en junio en Chicago hasta el final de la temporada, Correa encabezó a los Astros en vuelacercas, impulsadas, extrabases, impulsadas que definieron juegos (ocho) y slugging. Fue segundo en imparables (108) y estafadas (14) durante dicho periodo. Además, lo hizo en la lucha por un banderín. Su desempeño fue simplemente impresionante.

Defensivamente, Correa demostró un estupendo alcance para su cuerpo atlético de 6-4 de estatura y demostró su fuerte brazo. Como torpedero zambulló frecuencia para realizar jugadas impresionantes y robar hits. Hizo de todo mientras cargaba el peso sobre sus hombros de haber sido la primera selección en el draft amateur del 2012 y se colocó en una posición para entrar en la carrera para el Jugador Más Valioso en los próximos años.

En cuanto a novatos se refiere, no hubo ningún otro jugador en el Joven Circuito que tuvo un mayor impacto que Correa.