Los Cardenales no han contado con el buen pitcheo de costumbre, excepto el del dominicano Carlos Martínez, quien ha tirado mejor que nunca.

Antes de la acción del jueves, el cuerpo monticular de San Luis tenía efectividad de 3.99, que sería la peor en el club desde el 2008, cuando terminaron con promedio de carreras limpias de 4.19.

No es coincidencia que en aquella campaña los Cardenales terminaron cuartos en lo que era una División Central de la Liga Nacional con seis conjuntos.

La buena noticia fue que Martínez abrió en el primer juego de la serie de San Luis contra los Cerveceros. Una novena de Milwaukee en reconstrucción no pudo descifrar al derecho en seis entradas. Pero con el repertorio de Martínez, ése hubiera sido el caso contra cualquier club. Ponchó a 13 bateadores, una marca personal, en los seis episodios. ¿Fue una presentación importante?

"Claro que para mí fue importante, pero quiero mantenerme enfocado", expresó Martínez. "Lo más importante para mí es tirar toda la ruta y darle a mi equipo una victoria. Lo más importante para mí es cuántos innings lanzo y no la cantidad de bateadores que poncho".

Para los Cardenales, quienes están luchando por uno de los Comodines en el Viejo Circuito, Martínez ha sido una luz de esperanza. De sus últimas 16 aperturas, 12 han sido de calidad. El quisqueyano lleva foja de 8-2 en ese trecho. En total, tiene marca de 12-7 con 3.07 de efectividad. En la ruta lleva 7-1 con promedio de carreras limpias de 2.30.

Martínez no se apuntó la victoria en su presentación ante Milwaukee porque dos relevistas de San Luis embasaron a siete bateadores consecutivos en la séptima entrada. Cuatro de dichos corredores anotaron. Los Cardenales reaccionaron para llevarse la victoria, pero muchos comprenden el deseo de Martínez de lanzar un juego completo y encargarse de todo por cuenta propia.

Es evidente que Martínez es un gran talento que sigue mejorando. ¿Qué lo ha ayudado a seguir elevando su nivel?

"Pienso que sólo aprendiendo, madurando y lanzando", explicó Matheny. "Antes era un muchacho que sólo dependía de su gran repertorio. Ahora emplea sus lanzamientos rompientes en cuentas que hace dos años ni pensaba hacer. Eso le ha dado la oportunidad de ponchar a bateadores y quitarles el equilibrio. Ha tenido una gran evolución y lo que para él es el éxito".

Ha sido un año difícil para la rotación de los Cardenales. El año pasado, San Luis consiguió 100 victorias y encabezó las Grandes Ligas con 2.94 de efectividad. Pero para el 2016, perdieron a Lance Lynn debido a la cirugía Tommy John. Otros dos lanzadores en el grupo de abridores están en la lista de lesionados -- Michael Wacha con otro problema en el hombro y Mike Leake con herpes zóster (shingles).

Tres serpentineros -- Tyler Lyons, Marco Gonzales y Tim Cooney -- quienes brindarían profundidad, están fuera de acción por lesiones.

En medio de este panorama, Martínez sigue luciendo mejor, además de indispensable. Para que los Cardenales logren avanzar a la postemporada, el quisqueyano deberá mantener su paso, que parece estar en camino hacia una gran carrera.