A pesar de la alta presencia de peloteros dominicanos en Grandes Ligas, Welington Castillo es el único que se perfila como receptor titular de un conjunto de las mayores para la temporada de 2016.

Castillo es el máscara principal de los Cascabeles de Arizona para esta campaña y tendrá la encomienda de sacar la cara por Quisqueya en esta posición, que es en la que menos abunda el talento dominicano.

En años anteriores el país contaba con otros jugadores que ejercían esta responsabilidad en sus equipos, pero han sido movidos de esta posición, como es el caso de Carlos Santana, quien hasta la pasada contienda era el dueño de la receptoría de los Indios de Cleveland y por sus problemas defensivos, optaron por colocarlo en la inicial y en la antesala.

Otro de ellos era Wilín Rosario con los Rockies de Colorado, pero su defensa también le jugó una mala pasada, causando que perdiera la titularidad y por último que el equipo lo dejara en libertad. En la temporada muerta de Grandes Ligas firmó un contrato para jugar en la liga de Corea.

En lo inmediato, como receptor oriundo de la tierra de Juan Pablo Duarte, solo Gary Sánchez se proyecta para acompañar a Castillo en la rotación de un equipo grande para el inicio de temporada, pero su papel en los Yankees de New York sería como sustituto de Brian McCann.

Castillo promedia 101 partidos detrás del plato en las últimas tres temporadas. En 2015 jugó para tres equipos (Cachorros de Chicago, Marineros de Seattle y Cascabeles) logrando batear para 237 con 19 jonrones y 57 remolcadas en 110 partidos (en 88 de ellos defendiendo la receptoría).

En este 2016, el máscara quisqueyano tendrá que seguir rindiendo al máximo nivel, sabiendo que de su trabajo depende que Dominicana tenga un hombre en la posición más exigente del juego.