El abridor de los Yankees, CC Sabathia, reconoció que fue "necio" al contemplar la rodillera que se le sugirió que llevara para proteger su rodilla derecha, pero después de que el zurdo vio un poco de éxito cuando la vistió al final de la temporada pasada, espera que lo acompañe por el resto de su carrera.

"Definitivamente la llevaré cuando no esté en la lomita", expresó Sabathia. "Creo que lo haré a finales de enero y veré cómo se siente".

No cabe duda de que Sabathia ha sentido el desgaste de 2,988 2/3 entradas en 15 temporadas de Grandes Ligas. Al veterano se le ha informado que ha estado tirando con un roce de huesos en la rodilla y que en el futuro necesitará una operación para repararle dicha articulación.

Por ahora, con la venda ortopédica y tras una rehabilitación por alcoholismo, Sabathia cree que todavía puede ser una pieza importante en la rotación de Nueva York en el 2016.

Las últimas cinco aperturas de Sabathia en el 2015, todas llevando la rodillera, dieron motivos para estar optimista. El zurdo registró efectividad de 2.17 en un trecho de 29 episodios, limitando a los Orioles, Rays, Mets, Medias Blancas y Medias Rojas a un promedio de .224 y .647 de OPS (porcentaje de embasarse más slugging). Lo más importante fue que Sabathia señaló que no sintió ningún tipo de dolor.

Sabathia ganará US$25 millones este año y una opción de US$25 millones para el 2017 se ejercería si no termina la campaña en la lista de incapacitados por una lesión en el hombro izquierdo, no pierde más de 45 días de acción en el 2016 por una dolencia en el hombro izquierdo o no realiza más de seis presentaciones como relevista en el 2016 debido a una molestia en el hombro izquierdo.

Por eso, los Yankees tienen bastantes incentivos para ver si Sabathia puede ser una buena alternativa para la parte baja de la rotación al terminar su contrato. Si el zurdo lo logra, la rodillera sería uno de los motivos de ello.