Kei Kamara marcó el tercer tanto por los New England Revolution y lo celebró con el particular baile. El árbitro no dudó en mostrarle la amarilla.