Nadie duda de que la temporada de Chicago Bulls es hasta el momento un auténtico desastre. Pero, ¿hasta qué punto hay que realizar cambios drásticos en el equipo?

No son pocas las voces que apuntan a que habría que dar salida a Derrick Rose, así como afirman que no se debe ofrecer otro contrato a Joakim Noah –próximo agente libre–, pero de ahí a señalar a Jimmy Butler como otro de los jugadores que podrían marcharse, sin entrar a valorar lo que se consiga por él, hay varios pasos.

Por eso sorprende que la franquicia de Illinois se haya siquiera planteado la posibilidad de prescindir de su escolta, a quien firmaron hace menos de un año una renovación por cinco temporadas y 95 millones de dólares.

En todo caso, la afirmación de Chris Mannix, de The Vertical, no puede ser más clara:  “He estado escuchando rumores acerca de un legítimo interés de Chicago en alcanzar algún acuerdo este próximo verano con Jimmy Butler involucrado”.

Buscando lógica al asunto, lo cual es complicado, sólo se me ocurre la posibilidad de que en la franquicia estén muy preocupados por la rodilla de Jimmy Butler, aunque el hecho de que esté jugando, aún con molestias, invita a pensar que no es así.

Digo lo anterior porque los números del que fuese escolta de la universidad de Marquette son realmente buenos: 21 puntos, 5,2 rebotes, 4,4 asistencias y 1,7 robos por partido; a lo que se suma que se trate de un jugador de tan solo 26 años y con otros cuatro cursos firmados. Es más, vería bien que los Bulls dijesen: “lo cambiamos todo menos Butler”.

Interesados

Dando por hecho que habría un gran número de equipos tras Butler, hasta el momento son dos las franquicias que mayor interés han mostrado: Boston Celtics, que ya buscó su incorporación sobre la fecha límite del pasado mes de febrero. Y Orlando Magic, al que muchos ejecutivos de la liga señalan como principal perseguidor del escolta.