El abridor Clayton Kershaw retiró a abanicó a siete enemigos para sumar 300 ponches y se convirtió en el primer lanzador en alcanzar esa marca en 13 años, y los campeones de la División Oeste de la Liga Nacional, los Dodgers de Los Ángeles, vencieron 6-3 a los Padres de San Diego.

Los Dodgers iniciarán la serie divisional de la Liga Nacional contra los Mets de Nueva York en su campo, a partir del viernes.

Kershaw trabajó tres entradas y dos tercios para poder ponchar a siete toleteros enemigos y conseguir el registro, pero salió sin decisión.

Kershaw terminó con 301 y se unió a su ex compañero de equipo con los Diamondbacks de Arizona, Randy Johnson (2000-02) y a Curt Schilling (2002) como los únicos lanzadores desde el 2000 en conseguir al menos 300 ponches en una temporada.

Kershaw es el segundo lanzador en la historia de los Dodgers en lograr la marca, detrás de Sandy Koufax, que lo logró en la década de los 60.

La victoria se la acreditó el relevo dominicano Joel Peralta (3-1) en un episodio, ponchando a un enemigo.

Peralta, que fue el primer relevo de siete que usaron los Dodgers para conseguir el triunfo, dejó en 4.34 su promedio de efectividad.

El derrotado fue el abridor Frank Garcés (0-1) en dos episodios, al permitir dos imparables, un jonrón y dos carreras.