Una de las postales más recordadas de la final de la Copa América Chile 2015 fue la protagonizada por dos niños que intentaron consolar a un Lionel Messi devastado tras caer en el partido definitoria ante la Selección local.

Mientras todo Chile celebraba tras el penal definitivo de Alexis Sánchez, los jugadores argentinos caían derrotados sobre el césped del Estadio Nacional, entre ellos, Lionel Messi. Mientras “la Pulga” se lamentaba por el resultado del duelo, aparecieron dos niños chilenos que intentaron consolar a la estrella de Argentina.

Uno de ellos le acarició la cabeza y le dijo unas palabras que el astro escuchó sin decir nada. Días después del suceso, se reveló la identidad de ambos niños: son los hermanitos Maximiliano y Martín de 9 y 6 años, primos del jugador chileno Charles Aranguiz.

“Los niños (Maximiliano y Martín) que aparecen con Messi son mis primos. Estaban en la cancha cuando estábamos en la celebración”, declaró el volante de “La Roja” al diario chileno “Las Últimas Noticias”.

Además, los propios niños revelaron qué fue lo que le dijeron a Messi mientras estaba en el césped:

“Llegué, le toqué la cabeza y le dije tranquilo, ya tienes muchas copas, has ganado muchas copas en el Barcelona, que había ganado como cinco Champions y Chile era la primera copa que ganaba, y que es un extraordinario jugador”, explicó Maximiliano, el mayor de ellos. Los hermanos dieron una entrevista al programa chileno "Mucho Gusto" del canal Mega de ese país.