El luso atraviesa la peor crisis goleadora de su carrera, pero en las redes presume su cuidado facial.