El luso terminó con su sequía goleadora al marcarle un triplete al Alavés y rompió otro récord en la Liga de España