Nadie va a negar la importancia de las estadísticas en el deporte moderno, especialmente en el apasionante mundo del diamante, pero lo que más impresiona a Joe Maddon de sus Cachorros de Chicago es que han sido confeccionados con un perfecto balance entre los números y el ser humano en sí.

"En la pelota de hoy, los números son importantes en las firmas y adquisiciones y soy gran creyente de eso, pero también me gusta el balance entre la persona y lo que dice atrás en su postalita", manifestó el dirigente de los campeones de la Liga Nacional.

Cuando los Cubs salgan al terreno frente a los Indios de Cleveland en pos de su primera corona de la Serie Mundial desde 1908, tendrán excelente combinación de veteranos con jóvenes, pero a Maddon le impacta la forma como el alto mando del equipo estructuró el roster para los súper exitosos años recientes en el 2015 y 2016.

"Lo que más me impresiona es la voluntad y el deseo de balancear tanto los números como la persona en sí", reveló Maddon. "No es solamente poner en práctica lo numérico y lo sabermétrico. Se trata también del ser humano.

"Y aun cuando hablo con los muchachos, podemos conversar sobre hechura y carácter de una manera significativa", acentuó el manager de la novena que obtuvo 103 triunfos en el 2016.

En otras palabras, no necesariamente se tiene que buscar un equipo repleto de líderes de la efectividad o jonroneros natos si con ellos no se puede moldear un equipo ideal.

Con el conocimiento de la persona que está por encima de sus numeritos se puede formar el pelotero capaz de rendir en bien del equipo desde una temprana edad. Es así cómo se puede confeccionar una alineación con hombres como por ejemplo el boricua Javier Báez, el venezolano Willson Contreras, Addison Russell y Albert Almora Jr, en un juego clave de la postemporada sin que se note su evidente falta de experiencia.

"Estoy bien orgulloso de que [esos jovencitos] sean tan buenos peloteros como lo son en realidad", observó Maddon. "Eso es un testamento a lo observado y desarrollado, así como a la persona, el motor, el corazón y la mente de todos esos muchachos.

"Usted ve lo que ha hecho Javy, los turnos de Contreras, el repunte de Addison luego de algunos juegos duros", recordó el timonel de los Cachorros. "Esa es la persona. No tiene nada que ver con los números. Uno no puede meter esos nombres allí a la ligera. Se necesita disponer de fe y confianza en el grupo y nosotros la tenemos".

Esa forma de proceder de un equipo al basar su estructura en peloteros que pueden ser impactantes por un largo rato y que no se vayan a derrumbar tan fácilmente como un castillo de naipes es notada desde fuera, especialmente por veteranos que pudieran estar disponibles por ser parte de ese grupo con miras a un porvenir exitoso.

"Cuando uno piensa en que se va a zambullir en un equipo que recientemente había perdido 90 juegos, uno tiene que calcular que [su alto mando] se propone darle la vuelta a eso", comentó el estelar zurdo Jon Lester, sobre su firma clave con los Cubs como agente libre. "Todos ellos [los ejecutivos del equipo] creyeron en lo que podían extraer de esos peloteros jóvenes.

"Y no podían haber estado más acertados", elogió Lester, co Jugador Más Valioso -junto a Báez- de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional. "Estos muchachos son jovencitos increíbles y peloteros fabulosos. Es asombroso notar qué tan avanzados están para su edad comparados con tantos otros jóvenes".