Los Gigantes cobraron dividendos de una vez con su inversión en el derecho Johnny Cueto, quien guió a San Francisco a un triunfo por 2-1 sobre los Cerveceros el martes.

El dominicano demostró por qué los Gigantes le dieron un contrato de seis años y US$130 millones. El martes, Cueto tiró 7.0 entradas en las que permitió seis hits y una sola carrera. Además, el veterano no permitió imparable en cuatro turnos mientras Milwaukee tuvo corredores en posición de anotar. De sus 96 pitcheos, 62 fueron strikes y el diestro no dio base por bolas alguna.

Cueto ahora lleva marca de por vida de 97-70 y les ha ganado a los Cerveceros siete veces consecutivas.

"Ya tenía en la mente (lanzar hasta lo profundo en el juego), no unos pocos innings", dijo Cueto.

"Creo que todo empezó con Johnny", expresó el torpedero de los Gigantes, Brandon Crawford. "Mantuvo (a los bateadores de Milwaukee) fuera de balance".

El tercera base de los Cerveceros, Aaron Hill, se fue de 3-0 frente al quisqueyano y elogió al lanzador.

"Tienes que estar listo", dijo Hill. "Él tiene cinco pitcheos que tirará en cualquier momento. Pero además de eso, tiene movimientos raros y eso afecta tu timing.

"Creo que le dimos swing a buenos pitcheos, pero fallamos en ocasiones. Eso es parte del timing. Eso termina decidiendo el juego".

De su parte, el manager de los Gigantes, Bruce Bochy, destacó la manera rápida en que trabaja Cueto luego de la victoria de San Francisco fuera en un juego que duró dos horas y 29 minutos.

"Tiene gran ritmo", dijo Bochy. "Agarra la bola y hace lo suyo, aun con corredores en base".

Expresó Cueto, "Siempre trabajo rápido".

Agregó Crawford: "Trabaja cada esquina del plato y creo que por eso los bateadores tienen problemas a la hora de cuadrar un buen batazo".