El dirigente de los Mets de Nueva York, Terry Collins, conoce bien, muy bien, al dominicano Johnny Cueto, lo suficiente para saber que el abridor del Juego 2 por los Reales de Kansas City es un genuino #1 de cualquier rotación cuando está en su día.

"Es un número uno porque sabe lanzar", proclamó el dirigente de los Mets a una pregunta de LasMayores.Com. "Sabe cómo sacarte out. Cuando no le tienes miedo a fallar, eres peligroso. Y él es peligroso".

Cueto, uno de los lanzadores más codiciados por los equipos contendientes de las Ligas Mayores antes de que se venciera el respectivo período de canjes a fines de julio pasado, sube a la lomita por los Reales con la esperanza de darle a los monarcas de la Liga Americana la ventaja 2-0 en la finalísima beisbolera.

"Primero que nada, tiene enorme comando de todo su repertorio", elogió Collins del veterano de la tierra del merengue. "Hablaban que estuvo forcejeando con eso, decían que no tenía el mismo comando de antes, pero sabemos que puede hacerlo, lo ha logrado muchas veces. Lo hemos visto bastante en los últimos años porque pareciera que nos medíamos a él cada vez que nos enfrentábamos a los Rojos de Cincinnati".

El experimentado lanzador de los Reales ha disfrutado de tardes de gloria en la postemporada de 2015, como cuando maniató a los Astros de Houston con una gran faena en la respectiva Serie Divisional, pero también ha vivido la pesadilla de veladas como su reciente aparición en la Serie de Campeonato de la Liga Americana, cuando fue vapuleado en el Rogers Centre de Toronto en el Juego 3, el pasado 19 de octubre, mientras la fanaticada se burlaba de él con el coro "Cueeeto, Cueeeto, Cueeeto" desde las tribunas.

"Con esas nuevas alteraciones en su estilo de lanzar, es mejor que tú estés bien plantado en el plato", advirtió Collins. "Te puede hacer esperar. Ciertamente, es algo único que lo caracteriza".

Con movimientos bautizados como "La Mecedora" por su propio autor, Cueto hace recordar con ello al inolvidable cubano Luis Tiant. Tirios y troyanos saben que esas maniobras tienen su efecto anestesiante frente a los bateadores por ese inconfundible estilo de "bailar" un merengue en la lomita de los sustos antes de soltar sus venenosos pitcheos al plato.

"Creo que con eso engaña un poco a los bateadores", señaló el dirigente de los Reales, Ned Yost. "Más que todo, interrumpe el tiempo [sincronización de los artilleros a la ofensiva], lo cual lo ayuda. Y de eso se trata el pitcheo: de interrumpir el ritmo de tus adversarios".

Además de esos movimientos raros, pero efectivos, Cueto pudiera beneficiarse por el tiempo extra adicional entre aperturas. No sube a la lomita desde que fuera derrotado por los Azulejos de Toronto en el Juego 3 de la Serie de Campeonato. El miércoles tendrá ocho días entre aperturas, en lugar de sus habituales cuatro.

"Me parece que lo va a beneficiar el tiempo extra, pero más que todo se va a nutrir por el apoyo de la fanaticada local", precisó Yost a la pregunta de LasMayores.Com. "Saldrá beneficiado si puede abrir dos encuentros en Kauffman Stadium. Ha lanzado tremendos partidos en este escenario".

Por su parte, el propio Cueto está de acuerdo en que el descanso extra entre asignaciones sí lo va a ayudar al medirse el miércoles a los Mets en el segundo juego de la Serie Mundial.

"El descanso es bueno, porque he estado lanzando desde febrero, pero me gusta mi rutina de cada cinco días", admitió Cueto. "Es la manera que se hizo la rotación para la Serie y me tengo que ajustar a ella.

"En cuanto a mis movimientos para lanzar, yo 'leo' los swings de los bateadores, así como su ritmo", explicó el derecho. "Por eso cambio mis movimientos dependiendo de lo que necesito hacer para ser efectivo en cada pitcheo determinado".

El experimentado abridor dominicano de los Reales apuntó que se sintió de inmediato como en familia al unirse a sus paisanos Edinson Vólquez y Yordano Ventura en la rotación de Kansas City y negó que su reciente apertura en Toronto lo haya golpeado emocional o físicamente".

"A mí me gusta que me hagan bulla, para sentirme más grande", comentó Cueto, con la seguridad que le brinda una carrera exitosa de 96-70 en las Ligas Mayores, incluyendo 20 triunfos con los Rojos en 2014. "La fanaticada [contraria] siempre va a atacarte. Eso es normal. No me molesta. Ya eso pasó. Toronto está en su casa, viendo por televisión y nosotros estamos aquí, jugando pelota".