Anoche los Lakers perdieron de nuevo, pero mientras Kobe Bryant se contenía en el banquillo, D’Angelo Russell tomaba responsabilidades. Los angelinos estaban cinco puntos abajo y al número 2 del draft no le pudo la presión. Un triple primero y una canasta en inestable suspensión después, empataban el partido para enviarlo a la prórroga. El primero con el que lo celebró fue con el ’24’. Clásica embestida en el aire y sonrisa cómplice y socarrona del mito; el relevo está en marcha.

Tal es la química que se advierte entre maestro y padawan que el joven Russell ya se atreve incluso a”imitar” a su mentor. En los prolegómenos del enfrentamiento ante los Timberwolves hemos visto, gracias a Mark Medina, de Los Angeles Daily News, como el rookie entraba en calor con uno de los preparadores. En cierto momento exclama ‘¡Kobe!’; y ahí vino la parodia. El lanzamiento, no sabemos si intencionadamente, terminó en airball.  

Lo que si se notan son las maneras observadas al detalle de quien entrena con una leyenda en su último año de clase magistral.