El cañonero dominicano de los Medias Rojas, David Ortiz, recibió una ovación de la fanaticada del Fenway Park al robarse la segunda base en el séptimo episodio del triunfo de Boston 2-1 sobre los Marineros de Seattle.

Para sorpresa de todos, Ortiz decidió arrancar hacia la intermedia luego de recibir una base por bola intencional y llegó quieto sin tiro del receptor de Seattle, Chris Iannetta.

Fue la segunda estafa de Ortiz en la temporada - también se robó la segunda almohadilla el 15 de abril ante Toronto - y la 17ma de su carrera como ligamayorista. ¿Qué le pareció a Ortiz la reacción del público?

“Eso me motiva a robarme más bases ahora”, dijo el oriundo de Santo Domingo, soltando una risa. “Fue increíble. Es divertido. Los fans lo disfrutan”.

Ortiz, de 40 años de edad, anunció en noviembre que se retirará como jugador de Grandes Ligas cuando concluya la temporada.

¿Tiene Ortiz previsto pedirle al manager John Farrell que lo ponga de primer bate?

“No por ahora”, bromeó el quisqueyano.