El bateador designado de los Medias Rojas de Boston, David Ortiz dijo que ir al juego de Estrellas significa mucho para su equipo.  "Cuando los fans te eligen, es porque te quieren ver jugar".

El dominicano, quien anunció en noviembre del año pasado su retiro definitivo de las grandes ligas el día de su cumpleaños 40, lleva una temporada de sueño con 19 jonrones (522) y 54 carreras empujadas (1707), siendo el segundo de las Grandes Ligas en ambos escalafón. Este podría se su último Juego de Estrellas antes de su retiro

El oriundo de Haina, notificó que no formará parte del equipo dominicano que participará en el Clásico Mundial de Béisbol, que se celebrará el año próximo, donde el país defenderá el cetro de campeón.

Trayectoria

En 1992 fue firmado por los Marineros de Seattle quienes lo registraron como "David Arias". Jugó para los Wisconsin Timber Rattlers, un equipo de ligas menores de los Marineros, hasta 1996, cuando fue cambiado a los Mellizos de Minnesota. A su llegada a Minnesota, le informó al equipo que prefería ser llamado "David Ortiz", nombre con el cual se le conoce hoy en día.

Ortiz hizo su debut con los Mellizos en septiembre de 1997. Por varios años, se mantuvo de ida y vuelta entre los Mellizos y su filial de ligas menores en Connecticut, los New Britain Rock Cats. En 2002, Ortiz bateó .272 para los Mellizos, con 20 jonrones y 75 carreras impulsadas, pero no fue suficiente para los Mellizos y lo dejan en libertad.

El 22 de enero de 2003, Ortiz firmó un contrato como agente libre con los Medias Rojas de Boston. En esa temporada jugó escasamente los dos primeros meses, principalmente como bateador emergente y de vez en cuando como bateador designado titular. Pero no fue hasta el 1 de junio, cuando mánager Grady Little envió a la banca a Jeremy Giambi y en su lugar colocó a Ortiz en la alineación como bateador designado a tiempo completo.

En julio, Ortiz conectó 8 jonrones y en agosto 11 más. Terminó la temporada bateando .288 con 31 jonrones y 101 carreras impulsadas. Terminó quinto en la votación al Jugador Más Valioso. En la postemporada se esforzó en la Serie Divisional contra los Atléticos de Oakland hasta el Juego 4, cuando conectó un doble de dos carreras en la parte baja del octavo inning al lanzador cerrador Keith Foulke para poner a los Medias Rojas a la cabeza. En la Serie de Campeonato contra los Yankees de Nueva York, Ortiz tuvo 2 jonrones y 6 carreras impulsadas, mientras Boston perdía en siete juegos.

En lo adelante años, el Big Papi ha mantenido su poder de bateo y de un buen ser humano, ganando así el corazón de mucho fanáticos del mundo beisbolٕístico.