David Ortiz ha anunciado que dejará el béisbol al finalizar la próxima temporada de Grandes Ligas. A través de este anuncio el jugador ha dejado un mensaje claro a todos los atletas dominicanos sobre la importancia de saber decir adiós a tiempo al deporte.

El Big Papi viene de una temporada en la que bateó para promedio de .273, con 37 jonrones y 108 carreras remolcadas, números que muestran que aun puede producir a un alto nivel, y justamente, de ahí parte la primera encomienda del bateador designado en su decisión de dejar el terreno en este momento.

“Estoy enseñándoles a los otros que sí se puede, porque la mayoría de nosotros (peloteros dominicanos) esperamos salir por la puerta del ratón del juego, cuando ya nadie nos quiere”, dijo el Big Papi sobre la actitud renuente de sus colegas a la hora de tomar el camino del retiro cuando aun sus credenciales son respetables, y esperan a ser dejados de lado cuando ya no pueden rendir al nivel acostumbrado.

Mantener el estatus es una parte fundamental en la carrera de un deportista, siendo este otro de los puntos fuertes tomados en cuenta por Ortiz. “Cuando te conviertes en una súper estrella, la gente quiere que sea a ese nivel que juegues” expresó.

 Para ser consistente a ese nivel, la preparación física es primordial y conlleva la entrega total del atleta, que en ocasiones no suele entender que este proceso debe ser más extenso con el paso del tiempo.

“Lamentablemente, según te van pasando los años, vas entrando en edad y las habilidades se te van yendo”, dijo el slugger que ha rendido más de lo esperado, pero con un sacrificio enorme. “Estoy poniendo buenas temporadas, pero tengo que matarme más de la cuenta”, reveló Ortiz, de 39 años.

Tanto como requiere la preparación para una temporada, de esa misma manera debe mentalmente preparase un atleta para decir adiós al deporte que ama. “He tenido la oportunidad de prepararme para lo que yo anuncié”.

Esta ha sido hasta el momento la clave que le ha dado la tranquilidad necesaria a David para reflexionar ante el reto de no volver a accionar en un diamante de Grandes Ligas luego del 2016.

Todo ser humano es un ente social; Ortiz no es la excepción y ya tiene centrado a lo que se dedicará cuando llegue el momento en el que cuelgue las zapatillas y el bate. “Tengo que dedicarle más tiempo a lo que he creado alrededor del béisbol”, dijo.

Tener en cuenta estos consejos parece ser la guía idónea para que los atletas le digan adiós al deporte por todo lo alto.