Los Bulls de Chicago han cerrado hoy el traspaso del base estrella Derrick Rose a los Knicks de Nueva York que a cambió les han dado al base español José Manuel Calderón, el pívot cubano estadounidense Robin López y el escolta Jerian Grant.

Los Bulls, además de Rose, que fue seleccionado con el número uno en el sorteo universitario del 2008, también envían a Nueva York al escolta-alero Justin Holiday y los derechos de una segunda selección del sorteo del 2017.

Rose, de 27 años, ganador del premio Jugador Más Valioso (MVP) en la temporada del 2011, el más joven en la historia de la NBA en lograrlo, y Novato del Año en el 2009, no ha podido alcanzar su mejor rendimiento con el equipo al sufrir varias lesiones graves de ligamentos en la rodilla derecha que lo han apartado de la competición por largos periodos de tiempo.

En los Knicks, si Rose, que en las últimas tres temporadas jugó sólo 127 partidos, debido a las lesiones, recupera su mejor condición física puede ser el líder que ayude al alero estrella Carmelo Anthony junto con el pívot latvio, segundo año, Kristaps Porzingis a reconstruir la franquicia.

Los Bulls reciben a Calderón, de 34 años, el veterano base español que fue titular durante toda la pasada temporada con los Knicks que podría ocupar el puesto también de director del juego con el nuevo equipo.

Los Bulls ven en Calderón a un mejor jugador que al posible novato que podrían seleccionar mañana, jueves, en el sorteo universitario, con el número 14 de la primera ronda.

La llegada de López significa que los Bulls no tienen clara la continuidad del pívot español Pau Gasol, que este verano es agente libre, y refuerzan la posición para que juegue junto al Joakim Noah, que está ya recuperado de las lesiones que la pasada temporada le apartaron de la competición.