Tobías Mendoza es un pequeño argentino que no quería ponerse en el arco. Además, por si fuera poco, le hicieron un gol de caño.