Ha saltado la sorpresa en la Big Apple. Los New York Knicks, a través de un comunicado oficial, han anunciado el despido del técnico Derek Fisher y el nombramiento de Kurt Rambis como entrenador interino hasta el término de la actual temporada.

La mala racha que atraviesa el equipo de nueve derrotas en los últimos diez partidos ha sido el desencadenante en la decisión de Phil Jackson, en contraste con la racha de 26 derrotas en 27 partidos el pasado año que Fisher sí resistió. Actualmente los Knicks ocupan la posición 12ª de la Conferencia Este con un balance de 23 victorias y 31 derrotas.

Según fuentes de ESPN, Jackson tomó la decisión de sustituir a Fisher durante el fin de semana, pero esperó a que el propietario James Dolan aprobara el cese debido al alto contrato que le restaba al ya ex técnico de los Knicks: dos años más aparte del actual a cambio de un total de 8,5 millones de dólares.

Comienzan los rumores

Un cambio de este tipo en una franquicia tan mediática como New York Knicks ha hecho que la maquinaria de rumores se ponga a pleno funcionamiento. Descartada la opción de que Jackson vuelva a los banquillos —”Ni un segundo lo he considerado. El instinto estaba, pero sobrepasa mi capacidad física”, ha dicho el ‘Maestro Zen’—, algunos nombres propios han saltado a la palestra.

Por encima de todos ellos el de Luke Walton, técnico asistente de Golden State Warriors. Walton ha realizado un espectacular trabajo durante la ausencia de Steve Kerr y se perfila como uno de los grandes atractivos en el mercado de entrenadores. El hecho de que Walton fuera uno de los jugadores preferidos de Jackson durante su etapa como entrenador hace que sea él quien parta como favorito, aunque Los Angeles Lakers será otro de los equipos que peleará por hacerse con los servicios del actual ‘segundo’ de Kerr.

Eso sí, Marc Stein, periodista de ESPN, apuntó en la tarde de este lunes que Walton estaría comprometido a acabar la temporada con los Warriors y no escuchar los cantos de sirena para ser head coach hasta el final de la misma.

Otra posibilidad sería la de Tom Thibodeau, aunque la inexistente relación entre él y Jackson debilitan sus opciones según asegura CBS.

Multitud de ceses

El de Fisher ha sido el quinto despido en lo que va de año en la NBA, la cifra más alta en la liga antes del All-Star desde la temporada 2008-09 cuando ocho técnicos fueron relevados en sus cargos. El siguiente en la lista podría ser George Karl, quien al parecer tiene los días contados en Sacramento.