Muchos cuestionaron a Wayne Rooney por estar ebrio en una boda. Sin embargo, tuvo defensores y uno de ellos fue Jurgen Klopp.