El antesalista Diory Hernández inició la temporada con optimismo y dejando atrás la lesión que lo inhabilitó durante una parte del pasado verano.

Un pelotazo del derecho Alexander Colomé provocó una fractura doble de su muñeca derecha en diciembre pasado y Hernández necesitó una operación y cinco meses de recuperación.

“Me siento ready, la lesión es cosa del pasado. Esta es una temporada nueva, buena para mostrar que puedo regresar y hacerlo bien. Quiero abrir los ojos de los scouts”, expresó.

Hernández, de 31 años, jugó dos meses en México y bateó .315 en 36 partidos para los equipos de Aguascalientes (12) y Veracruz (24).

“Lo más importante es que pude coger turnos importantes para la confianza. Ahora a trabajar con la mente abierta a ofertas”, expresó el exjugador de los Bravos de Atlanta en las Grandes Ligas.

 Hernández ha bateado un doble y un sencillo en nueve turnos en los dos primeros juegos del Licey. En el pasado invierno, promedió .307 con tres jonrones y 18 remolcadas en 43 partidos.
Ha jugado en 75 encuentros de Grandes Ligas, todos con Atlanta.