Los dirigentes de ligas de béisbol invernales siempre han tenido que lidiar con entrada y salida de personal, pero en los últimos años las transformaciones que sufren los equipos de la Liga Dominicana en las fechas navideñas va al extremo.

Es así como un dirigente está al frente de un grupo de jugadores el 21 de diciembre y al regresar el 27 tiene un equipo totalmente diferente para dirigir.

Los jugadores llegan por distintas vías. Los sorteos de nativos e importados de los equipos eliminados son una fuente eficaz a la hora de tapar los huecos dejados por jugadores que ya cumplieron la cuota de juego asignada para el invierno.

También surgen los “ases bajo la manga” de los gerentes que logran hacer importaciones cuando el talento comienza a escasear en la pelota del área. Por ejemplo, la contratación del veterano receptor Will Nieves puede tener un efecto importante en el destino del equipo.

Con frecuencia la calidad del equipo propio sube, pero las nóminas de los contrarios también elevan el nivel y lo más complicado es volver a reprogramar el plan de ataque contra unos rivales con nuevas fortalezas.

Lino Rivera, dirigente de los Tigres del Licey, reconoce la situación pero la visualiza como una realidad con la que hay que vivir. “Eso es de esperarse en las ligas de invierno. Tuvimos unas bajas importantes y por eso fuimos al draft a buscar bateadores. Lo más importante es que estos muchachos que llegaron son bien profesionales y sacaremos provecho a eso”, expresó el capataz que vio llegar los jardineros Juan Carlos Pérez, Zoilo Almonte, junto a los lanzadores Wandy Rodríguez y Juan Pérez.

Los cuatro seleccionados por el conjunto azul en el sorteo de nativos fueron parte de 40 hombres presentado por los azules para esta semana.  

“Los ánimos son excelentes, igual como si estuviera con las Águilas”, expresó Pérez. “Esto es mi profesión y tengo que atender y hacer mi trabajo en el terreno de juego, no importa el color del uniforme que tenga puesto o el nombre del equipo y venir con el mismo entusiasmo, como si fuera en las Águilas”.

Otros elementos nuevos en la nòmina azul son el cubano Leonys Martín, quien debutó el domingo ante los Leones, y el estelar Erick Aybar, cuyo debut depende de un permiso que parece conseguido por su entrada a la nómina de los bengaleses.

Los Leones tuvieron una agradable dosis del poder perdido, con tres remolcadas de Carlos Peguero, llegado desde los Gigantes del Cibao. Junto al “Bombardero del Haya” llegaron el pimentoso Leury García, Moisés Sierra y Danny Richar, este último de las Aguilas.  

Pero los rojos también contarán con varios lanzadores importados seleccionados en el citado sorteo. Derek Eitel estuvo en roster el domingo. Jeremy Hefner y Michael Roth llegarán el primero de enero y lanzarán en la segunda semana del Todos contra Todos.

Otra carta de los Leones es el toletero Carlos Santana, quien inició sus entrenamientos con el conjunto el sábado.    

Las Estrellas Orientales también presentan cambios importantes por la llegada de sus selecciones.

Wilin Rosario ahora tiene la encomienda de ser el cañón de la tropa verde en sustitución del Más Valioso Tyler White. Adrián Salcedo (Gigantes) será el abridor de los orientales el lunes.  

El lanzador Greg Reynolds, con experiencia de Grandes Ligas, es otra adición del gerente José Serra.
Los Toros contarán con sus selecciones del sorteo y también anuncian a Tyler Moore, inicialista y jardinero izquierdo, quien en la pasada temporada también reforzó al equipo, registrando una excelente labor ofensiva.

Contrataron al jardinero importado Chris Dickerson, quien batea y defiende a la zurda, y tiene experiencia de siete temporadas en las Grandes Ligas.

En las Ligas Mayores ha militado con los Rojos de Cincinnati, Cerveceros de Milwaukee, Yankees de Nueva York, Orioles de Baltimore e Indios de Cleveland. Su promedio al bate en las Grandes Ligas es de .257, en 355 partidos.

La Oficina de Operaciones taurina también anunció el debut del patrullero central Alejandro de Aza, quien recientemente firmó un contrato de un año con los Metros de Nueva York por 4,5 millones.

En el último partido de la serie regular, celebrado el pasado día 21 en San Francisco de Macorís, se unió al equipo de los Toros el zurdo Raúl Valdés, quien tiró una entrada en blanco como relevista, sin permitir que nadie se le embasara.