El serbio Novak Djokovic y el suizo Roger Federer superaron este domingo sin excesivos problemas sus primeros escollos en el Masters de Londres al derrotar ambos en poco más de una hora a Kei Nishikori y Tomas Berdych, respectivamente.

El número uno del mundo, el encargado de abrir la séptima edición del ATP World Tour Finals en la capital británica, se impuso al japonés Nishikori por un claro 6-1 y 6-1 en una hora y cinco minutos.

Tras guardar un sentido minuto de silencio en memoria de las víctimas del atentado del viernes de París, Djokovic inició su defensa del título arrollando a la octava raqueta de la ATP, incapaz de frenar a un 'Nole' desatado.

El ganador de diez títulos esta temporada, entre ellos tres Grand Slam (Abierto de Australia, Wimbledon y Abierto de Estados Unidos), cerró el duelo por la vía rápida y tras el choque fue galardonado con el trofeo que lo acredita como el tenista número uno del mundo en 2015.

"Es la mejor temporada y el mejor año de mi vida", dijo el serbio tras recibir el título. "Todo está funcionando a la perfección", sostuvo.

El serbio, que esta campaña tiene un balance de 79 victorias y cinco derrotas, aspira a levantar en Londres su cuarta Copa de Maestros, tras las logradas en 2008, 2012, 2013 y 2014.

"He tenido muy buenas campañas, pero las de 2011 y 2015 son en las que más he brillado. Cuando rememoro esos años siento mucho orgullo y alegría, y tengo mucho que agradecer de ese éxito a mi equipo", destacó 'Nole'.

Otro que brilló en la jornada inaugural del Masters fue el suizo Roger Federer, que no dio opción al checo Tomas Berdych, al que derrotó por 6-4 y 6-2 en una hora y nueve minutos.

El ganador de 17 Grand Slams, que busca en la capital británica su séptimo entorchado, se impuso sin excesivos problemas a la sexta raqueta del mundo y dio un paso de gigante hacia las semifinales del torneo.

En apenas 37 minutos, el tenista de Basilea, de 34 años, finiquitó el primer set, que empezó con dudas tras ver como Berdych le rompía y el servicio y ganaba su saque para ponerse dos juegos arriba.

Sin embargo, Federer, aferrado a su imponente servicio (88 por ciento de puntos retenidos en la primera manga) y espoleado por los más de 17.000 espectadores que abarrotaron el pabellón O2 Arena, logró rehacerse para llevarse el set por 6-4.

Entre gritos de apoyo de "¡Vamos, Roger!" y "Federer, eres el mejor", el suizo, ganador esta temporada en Basilea, Cincinnati, Halle, Estambul, Dubái y Brisbane, cerró el partido en poco más de media hora (32 minutos) con un contundente 6-2.

Tras el encuentro, la ATP hizo entrega a Federer del premio a la deportividad Stefan Edberd -undécima vez que lo gana- y del galardón al jugador favorito de los aficionados -decimotercer año consecutivo-.

Desde el 2003, Federer ha ganado un total de 31 premios ATP World Tour, número récord.

"Es algo muy especial. Disfruto mucho recibiendo estos premios, sobre todo los que otorgan los aficionados y los compañeros. Intento jugar con estilo y siempre es bueno gozar del respeto de tus pares", dijo un sonriente Federer tras recibir los galardones.