El mandatario electo del país de América del Norte jugó fútbol en su juventud y forma parte del salón de la fama de la máxima empresa de entretenimiento deportivo.