El refugiado sirio Osama Abdul Moshen que recibió una patada por una camarógrafa mientras huía de la policía, ahora terminó su relación con la Escuela de Entrenadores de Fútbol.